CAMBIEMOS LA CONVERSACIÓN SOBRE IMAGEN Y BELLEZA

Siempre he sido una apasionada de la moda, imagen y estilo. Desde muy pequeña me encontraba creando looks para distintas ocasiones, algunas veces los dibujaba, otras vestía a mis barbies y a veces sacaba prendas del closet de mi tía. Siempre pensé que ese mundo donde me podía expresar me pertenecía, al estar creando looks estaba expresándome. Conforme fui creciendo, me fui dando cuenta que me daba más inseguridad expresarme y que empezaba a sentir complejos por como me veía. No sabría señalar el momento exacto donde empecé a compararme y a crear mi check list de como me debería ver para ser aceptada, pero se que no fue hasta este año que la empecé a romper. Nunca perdí el gusto por vestirme, pero si criticaba mi imagen overall. Está tan metido en nuestra sociedad cual es el standard de belleza que muchas veces creemos que cuando hablamos de imagen es una conversación que no me incluye. “Si no me veo así…” no pertenezco al mundo del estilo y belleza. Esta gran mentira que tenemos grabada en nuestra mente es el resultado de muchas cosas: el bombardeo de imágenes perfectas en redes sociales, de publicidad, de la televisión, de lo que nos dijeron cuando éramos pequeños que era belleza y que no. Al tener todos estos paradigmas, muchas veces como mecanismo de defensa, construimos una pared que divide a los que pueden tener estilo y belleza y a los que no. Creemos que al no cumplir los “requisitos”mejor nos alejamos y separamos. Nos aislamos de todo lo que tenga que ver con eso, y por esta razón nos dejamos de cuidar, de arreglar, de arriesgar y de disfrutar de nosotros. Matamos por completo nuestra belleza y estilo. TENEMOS QUE DERRUMBAR ESTA PARED. Estilo y belleza es para todos, todos ya la tenemos, solo debemos exteriorizarla. Nos han dicho y nos hemos creído que solo hay una manera de ser bella, y eso es como decir que la única flor que es bella es la rosa, y que el clavel, girasol, tulipán,lirio etc. no lo son. Abramos nuestra mente y reconozcamos la belleza que poseemos, el estilo que podemos tener y empezamos a recuperar nuestra autoestima.


Cambiemos la conversación de imagen y volvámosla apta para todos, sin estereotipos ni reglas, solo así seremos capaces de encontrar nuestro propio estilo y empoderarnos a través de este.

por Melina Arreaga

BellezaAnnie Morales