Jimena Rubio

Un día te despiertas y ves cómo tu vida no es como la planeaste y sin embargo es mucho mejor. Estudias una carrera pensando que a eso te dedicarás siempre, te casas pensando que será para toda la vida, y vives creyendo que la vida ya te tiene un destino definido.  ¡Oh sorpresa! La vida es un conjunto de cambios para los cuales uno tiene que estar preparado siempre y enfrentarlos con valor y soluciones. ¿Qué definirá el éxito de sobre pasarlos? Verlos como oportunidades y tomarlas sin miedo. Hoy mi vida es completamente distinta a lo que hubiera pensado que iba a ser en 1999 cuando entré a la universidad. Estudié Licenciatura en Diseño Gráfico en la UNIS, me fui a Madrid a sacar un curso de Psicología de la Publicidad en la Universidad Complutense y paralelamente recibí varios cursos de cocina. Regresé en el 2004 y hasta el 2007 trabajé en agencias de publicidad, me encantaba mi trabajo y me veía haciéndolo el resto de mi vida. Me casé, y al estar embarazada de mi primera hija me di cuenta que ese mundo ajetreado del mundo de las agencias iba a ser muy difícil de llevar siendo mamá y renuncié. Empecé a trabajar por mi cuenta como diseñadora, y alguien me preguntó que si podía desarrollarle unas recetas, con miedo pero segura le dije que sí. Así empecé a desarrollar varios recetarios hasta que un día me preguntaron si podía preparar los platillos para unas fotografías. Con más miedo aún, dije que sí y me aventé a hacerlo. Desde ese entonces me metí en el mundo del foodstyling, me empecé a foguear leyendo cuanto artículo y libro encontraba, recibí varios cursos online y así las oportunidades se me fueron presentando.  En el camino se me ocurrió que utilizar el diseño, el foodstyling y mi conocimiento de la cocina para algo más grande y más trascendental, y fue entonces cuando escribí el primer libro “31 Días de Sabor”. Entendí lo que cuesta organizar una casa siendo mamá, ama de casa y profesional a la vez, y me di cuenta  que una forma de ayudar a solucionar una parte de ese caos es tener pensados los menús de cada día. Después de publicar el primero en el 2012, me dediqué al 100% al foodstyling y al diseño gráfico. Este año después de grandes esfuerzos y mucho trabajo, logré publicar el segundo libro: “31 Días de Sabor Light”, enfocado a personas que quieren comer más sano, bajar de peso o mantenerse. Cada receta cuenta con su tabla nutricional y las recetas no tienen ni grasa ni azúcar, y al igual que el primero tiene la lista completa del supermercado.

Gracias a 3 personas muy importantes en mi vida, hoy puedo decir que soy una mujer independiente, profesional y sobre todo feliz.  Mi mamá se dedicó a enseñarme a hacer todo tipo de trabajos manuales, a siempre estar ocupada, a ser perfeccionista y hacer las cosas de una forma impecable. Mi papá me enseñó siempre el valor de la educación, la disciplina, y sobre todo el tratar de alcanzar la excelencia. Mi abuela Mamay, con su ejemplo de vida, me dio quizá el consejo que más me ha servido: a nunca decir que no a ningún trabajo, a no tener miedo y tomar las oportunidades con todo.

Hoy, a mis 37 años de vida, con dos hijas preciosas, una familia incondicional, un novio maravilloso y varias de mis metas cumplidas, no me queda más que agradecer a Dios y a todas las personas que creyeron en mí desde un inicio. Incito a todas las mujeres que lean esto a que se atrevan a perseguir sus sueños y sus metas siempre sin miedo y a exigirse más cada día hasta lograrlo.

inspireAnnie Morales