Empezar desde cero

 ¿Cómo empezar una nueva vida desde cero?

Es como hacer una limpieza de clóset. Revisas qué hay, sacas lo viejo y haces espacio para lo nuevo. Aunque realmente nunca empiezas de cero. Tus piezas favoritas permanecen después de la gran depuración.

Cuando se trata de tu vida no sueltas prendas, sino malos hábitos, amistades destructivas, pensamientos fútiles y cualquier otra situación que esté frenando la evolución de tu alma. Lo único que debe permanecer son los aprendizajes que esas situaciones te han dejado.

Esto evita que te conviertas en un hámster dando vueltas en una rueda y repitiendo los mismos errores una y otra vez.

La mayoría de la gente posterga esta limpieza hasta que el año nuevo se acerca o caen tan bajo que ya no tienen para dónde cavar. Viajando aprendí que los trayectos son más sencillos cuando cargas ligero. Por eso, me gusta aprovechar la oportunidad de renovar mi vida y comenzar desde cero con cada amanecer.

Si estás cansada del fango que ves alrededor o simplemente estás lista para escribir un nuevo capítulo en la biografía de tu vida, hay tres pasos que debes seguir.

1. Evalúa tu situación actual

Todas las noches antes de dormir, hago un ejercicio de reflexión. Empiezo anotando las actividades que hice durante el día.

Después busco motivos para sentirme orgullosa. Si fui al gimnasio, si terminé las tareas que tenía planeadas o comí una manzana en vez de Oreos, me siento como pavorreal.

El tercer paso es preguntar qué aspectos me gustaría mejorar. Aquí pongo actividades como perder el tiempo en Facebook o no haber paseado a mi perro.

Esta reflexión me ayuda a recordar que no importa qué tan bueno o desastroso haya sido mi día. La mañana siguiente representa una oportunidad para hacer más de lo positivo, que me hace sentir orgullosa y menos de lo negativo, que me hunde en el fango.

A veces te encuentras atorada en un pueblo polvoriento, pero siempre tienes la opción de tomar un vehículo y moverte de allí. En cambio si estás en el pueblo polvoriento, pero no te has dado cuenta, jamás vas a salir.

Cuando observas tu situacion de manera objetiva, es como si tomaras un mapa y buscaras el punto rojo que dice “Estás aquí”.

Lo primero que debes hacer para comenzar de nuevo es evaluar tu posición actual. Toma una hoja. En la parte de arriba dibuja un punto rojo y escribe “Estoy aquí”. Inmediatamente después comienza a desglosar los detalles de tu situación. Aquí hay algunas preguntas que te ayudarán:

  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Qué está funcionando?
  • ¿Qué no funciona?
  • ¿Qué has hecho bien y debes continuar?
  • ¿Qué has hecho mal y debes cambiar?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas en este momento?
  • ¿Cuáles son tus debilidades?
  • Anota tres cosas que has logrado en el pasado y te hacen sentir orgullosa
  • Anota tres situaciones que te gustaría mejorar

Si estás tratando de reconstruir tu vida porque atravesaste un momento difícil; tu mejor amigo falleció, tu negocio está en bancarrota o terminaste una relación de dos años; es probable que todo se vea gris.

No reprimas al dolor, mejor canalízalo. Ve al gimnasio y suda. Toma unos colores y transfórmalo en una bella obra de arte. Hornea un pastel y compártelo con tus amigos. Estas actividades despejarán tu mente y será más fácil ser objetiva sobre tu situación.

2. Decide a dónde vas

Jim Rohn fue un filósofo de negocios y millonario, pionero en el movimiento del crecimiento personal y mentor para personajes como Tony Robbins, Jack Canfield, Brian Tracy y T. Harv Eker. Es considerado una de las personas más influyentes del siglo.

Lo interesante es que Jim comenzó su vida adulta siendo una persona común y corriente.

Un día descansaba en casa cuando una pequeña niña exploradora tocó la puerta. Vendía cajas de galletas que costaban $2 dólares. Se veían deliciosas. Jim las quería comprar, pero a pesar de tener educación universitaria, ser un responsable padre de familia y poseer un empleo, no tenía ni un dólar en la bolsa.

Inventó una mentira para zafarse de la pequeña niña, cerró la puerta y se desmoronó a llorar.

Todas hemos tenido un momento como este, cuando cierras la puerta y te enfrentas con la verdad de tu situación. La diferencia está en lo que haces después.

¿Te quedas ahí llorando, haciéndote la víctima y sintiendo pena de ti misma? O ¿Limpias tus lagrimas e imaginas una nueva posibilidad?

Jim decidió que ya no quería vivir así. Jamás volvería a mentir ni a sentir vergüenza por falta de dinero. Ese día también prometió que ganaría suficiente para siempre traer cientos de dólares en la bolsa.

El momento en que cierras la puerta, es cuando tomas inventario y defines la situación actual. Después debes atreverte a soñar en grande.

Toma una nueva hoja, pon un gran punto azul en la parte de arriba y escribe “Aquí voy”. Explica cómo será tu vida a partir de hoy. El único límite es tu imaginación.

Piensa en Jim, un perdedor que no tenía ni un peso en la bolsa. Debe haber sido difícil pensar que se convertiría en millonario y que llegaría a influir en tantas personas. Pero eso no lo detuvo. Permitió que sus aspiraciones lo elevaran a una nueva realidad.

Si estás muy sumida y te cuesta trabajo vislumbrar en algo nuevo, revisa las respuestas del primer paso. Observa lo que no quieres, piensa en cómo sería el opuesto y exagéralo:

  • No quiero: Un empleo que absorbe mi tiempo, energía y no me deja tiempo para mi vida personal.
  • Quiero: Tener tres días a la semana que puedo dedicar sólo a mi vida personal, tener tanta energía y ganas de hacer cosas, que ni siquiera quiero acostarme a dormir.
  • No quiero: Estar preocupada por conseguir nuevos clientes para mi negocio
  • Quiero: Que cientos de clientes lleguen a mí cada mes y estén ansiosos por trabajar conmigo
  • No quiero: Perderme eventos importantes de mis amigos y familia por estar trabajando
  • Quiero: Estar presente en los eventos importantes de mis amigos y familia, e incluso tener tiempo para organizarlos

3. Traza un plan de acción

Sabes en dónde estás y a dónde vas. Ahora necesitas un mapa que te ayude a conectar A con B. La manera más fácil es comenzar con B y trabajar en reversa.

Tomemos como ejemplo a una persona desempleada que sueña con montar un estudio independiente de diseño. Para ello, necesita comprar una nueva computadora. Esto es lo que haría.

Qué quiero: Comprar una nueva computadora

¿Qué paso necesito dar inmediatamente antes de comprar la computadora?

Ir a una tienda y pagar

¿Qué paso necesito dar inmediatamente antes de ir a una tienda y pagar?

Revisar varias tiendas para encontrar el mejor precio

¿Qué paso necesito dar inmediatamente antes de revisar las tiendas?

Conseguir un empleo y ahorrar dinero

Continúas haciendo preguntas, hasta llegar al punto A (tu situación actual) y terminas con un plan de acción como este.

Qué quiero: Comprar una nueva computadora

Plan de acción (recuerda que los pasos están en reversa, empezarías por abajo):

  • Ir a la tienda y pagar
  • Revisar varias tiendas para encontrar el mejor precio
  • Conseguir un empleo y ahorrar el dinero que necesito
  • Averiguar cuánto cuesta una computadora con esas características
  • Definir cuáles son las características que requiero en una computadora

Al escribir este plan de acción te das cuenta de que necesitas un empleo. Entonces, haces un segundo plan.

Qué quiero: Conseguir un empleo

Plan de acción:

  • Asistir a entrevistas de trabajo
  • Estar pendiente del teléfono y correo
  • Enviar el currículo
  • Buscar empresas que estén contratando para mi posición
  • Escribir un currículo
  • Pensar en un empleo que me de experiencia para montar mi estudio

Para completar tu mapa, harías lo mismo con cada elemento de la hoja “Aquí voy”.

Tu plan de acción va a depender del punto A (tu situación actual) y no es estático. Cuando pongas esto en práctica, vas a encontrar huecos y te vas a topar con obstáculos inesperados. Eso es precisamente lo que hace al camino divertido.

Usa cada contratiempo para crecer, pero NUNCA te des por vencida.

Recuerda que estás comenzando de cero. La nueva vida que deseas espera ansiosa, pero debes invertir tu esfuerzo y dedicación para obtenerla.

 

por, Estilo Pura Vida

Annie Morales